Por Gary Miller

Introducción

El Corán es la última Palabra revelada por Dios. Se trata de una trascripción de las palabras exactas reveladas por Dios al Profeta Muhammad a través del Ángel Gabriel. Las palabras fueron memorizadas por Muhammad, dictadas luego a sus Compañeros y más tarde escritas por escribas, que las examinaron detenidamente mientras el profeta aún vivía. Ninguna palabra de sus 114 capítulos, o Suras, ha sido cambiada desde entonces, y de este modo, el Corán sigue siendo, en cada detalle, el texto único y milagroso revelado a Muhammad hace catorce siglos. El Corán abarca todos los temas que nos conciernen como seres humanos: la sabiduría, la doctrina, el culto y las leyes, pero su tema básico es la relación entre Dios y Sus criaturas.

También hay muchos versículos en el Corán, relacionados con fenómenos naturales que son asombrosos. Es imposible explicar su presencia en términos humanos, dado el estado del conocimiento en el momento en que el Corán fue revelado.

En el Occidente, tales declaraciones nunca antes habían sido objeto de una comunicación científica hasta tiempos recientes. El 9 de noviembre de 1976, una conferencia inusual se dio en la Academia Francesa de Medicina. Su título era “datos fisiológicos y embriológicos en el Corán”, y fue presentado por el famoso médico francés Dr. Maurice Bucaille. Su razón para hacer esto fue que “nuestro conocimiento de estas disciplinas es tal que es imposible explicar cómo un texto producido en el momento del Corán podría haber contenido ideas que sólo se han descubierto en los tiempos modernos. Las citas incluidas en este folleto aparecieron en el Corán durante el siglo séptimo CE.

El Profeta Muhammad era iletrado y vivía entre gente analfabeta. Los árabes en aquella época adoraban a ídolos y creían en el horóscopo, la magia y eran supersticiosos. Los árabes se opusieron activamente a las enseñanzas del Profeta y a las revelaciones de Dios. Este breve artículo es para que lo lea y lo considere. Debido a que el tema es tan vasto, tenemos espacio para mencionar sólo unos pocos datos breves del Asombroso Corán.

La Creación del Universo

“¿Acaso los incrédulos no reparan que los cielos y la Tierra formaban una masa homogénea y la disgregamos, y que creamos del agua a todo ser vivo? ¿Es que aún después de esto no creerán”? (21:30) Este versículo se dirige específicamente a los incrédulos, y toca el tema de la creación del universo y el origen de toda vida. El Corán menciona la existencia de una masa gaseosa (41:11) que es singular y cuyos elementos, aunque al principio estaban conjuntos, se desplazaron (fatq). Este proceso de separación resultó en la formación de múltiples mundos, una noción que surge decenas de veces en el Corán (1:1): “Alabado sea Alá, Señor de los mundos (del Universo)”. [1,2]

Los orígenes de la vida

“¿Y que creamos del agua a todo ser vivo? ¿Es que aún después de esto no creerán”? (21:30)

Los componentes básicos de todos los seres vivos se denominan células. Son las unidades básicas de la vida.

El protoplasma (el núcleo del citoplasma) es la sustancia de todas las cosas vivas. El citoplasma es un material gelatinoso que consta de agua y sustancias disueltas. La constitución del protoplasma es de aproximadamente 80-85% de agua. Sin agua la vida no es posible. [2]

Ninguno de los mitos sobre los orígenes de la vida que abundaban en la época de la revelación del Corán está presente en el texto. Por otra parte, el hecho de que toda la vida se originó del agua no habría sido una cosa muy fácil de convencer a la gente a aceptar hace 1.400 años, especialmente en el desierto.

La expansión del universo

La expansión del universo es el más imponente descubrimiento de la ciencia moderna. Hoy en día es un concepto firmemente establecido y el único debate se centra en la forma en que esto se lleva a cabo.

“Por cierto que erigimos el cielo con solidez, y Nosotros lo ampliamos”. (51:47) ‘Nosotros lo ampliamos’ es la traducción de la palabra ‘musi’una’, que proviene del verbo ‘ausa’a’, que significa “hacer más acho, más amplio, extender, o expandir”. Algunos traductores fueron incapaces de comprender el significado de la palabra y por lo tanto, cometieron errores en sus traducciones (de dicha palabra). Otros detectaron el significado, pero tuvieron miedo de comprometerse. Por ejemplo, Hamidullah habló del crecimiento de los cielos y espacio, pero incluyó un signo de interrogación. Zidan y Zidan, y el Consejo Supremo de Asuntos Islámicos se refieren a la expansión del universo en términos totalmente ambiguos. [1,2]

Las montañas

Las montañas siempre han sido consideradas como accidentes geográficos notables, caracterizadas por elevados protuberancias por encima de sus alrededores, altas cumbres y laderas empinadas. Sin embargo, el Corán describe con precisión las montañas como estabilizadores de la Tierra que mantienen su superficie exterior con firmeza, para que no se sacuda con nosotros, y como piquetes (o clavijas) que sostienen que la superficie hacia abajo, como medio de fijación, “Por cierto que dispusimos la Tierra como un lecho [propicio para que lo habitasen], a las montañas como estacas (awtad)[para que no tiemble la Tierra]”, (78:6-7) y “(Y Alá) afirmó la Tierra con montañas para que no se sacuda”.  (31:10) [1,3]

El desarrollo del embrión humano

Las declaraciones que se refieren a la reproducción humana y el desarrollo se encuentran dispersas por todo el Corán. Es sólo recientemente que el significado científico de algunos de estos versículos ha sido apreciado en su totalidad. El Corán determina que el desarrollo humano pasa por etapas (39:6). El conocimiento de que el embrión humano se desarrolla en etapas no fue discutido ni ilustrado hasta el siglo 15.

El desarrollo de los embriones humanos no se describió hasta el siglo 20. Streeter (1941) desarrolló el primer sistema de estadificación que ahora ha sido sustituido por un sistema más exacto propuesto por O’Rahilly (1972). Sin embargo, el Corán fue la primera fuente que mencionó esto (23:12-16).

 

El Corán y los hadices también declaran que ambos padres comparten en los orígenes de la descendencia: “¡Oh, humanos! Os hemos creado a partir de un hombre [Adán] y una mujer [Eva]”. (49:13) y “Por cierto que creamos al hombre de una gota (nutfah-amshaj)”. (76:2) La gota se refiere a la mezcla y la convergencia de una pequeña cantidad de espermatozoides con el óvulo (y su líquido folicular asociado) para formar el cigoto. Tiene la forma de una gota y se compone de una mezcla de secreciones masculinas y femeninas. “Transformamos el óvulo fecundado en un embrión (alaqah)”.  (23:14) Alaqah en árabe significa (i) aferrarse y apegarse a una cosa; (ii) una sanguijuela o chupasangre; (iii) una cosa suspendida; y (iv) un coágulo de sangre.

Sorprendentemente, cada uno de los significados de alaqah puede aplicarse al desarrollo prenatal humano. Por ejemplo, si tomamos el significado de alaqah, sanguijuela, nos encontramos con que el embrión está rodeado de líquido amniótico al igual que una sanguijuela está rodeada de agua. El embrión humano se aferra al vientre de la madre, de la misma manera que una sanguijuela se agarra a la piel. Una sanguijuela es un organismo en forma de pera y se nutre por medio de chupar la sangre. ¡La forma del embrión, de hecho, se asemeja a una sanguijuela! En esta etapa, el sistema cardiovascular ha empezado a aparecer y el embrión es ahora dependiente de la sangre de la madre para su nutrición como una sanguijuela. Como no había microscopios o lentes disponibles en el siglo séptimo, la gente no podía haber sabido que el embrión tiene este aspecto, como una sanguijuela.

“”Luego de esa masa de tejidos creamos sus huesos a los que revestimos de carne (mudghah)”. Esta declaración también se encuentra en Sura 23:14. La palabra árabe “mudghah” significa “una sustancia masticada o un bulto masticado”. Hacia el final de la cuarta semana, el embrión humano parece algo así como un bulto de carne masticada. La apariencia de ser masticado resulta de los somitas que se asemejan a huellas de dientes. Los somitas representan el comienzo de las vértebras (columna vertebral). (Para una discusión detallada sobre el Corán y la embriología moderna consulte 1, 2, 4, 5, 6).

Las civilizaciones ya desaparecidas

En el capítulo 89 del Corán se menciona la ciudad de “Iram”: “¿No has visto cómo tu Señor castigó al pueblo de Ad? ¿Y al de Iram, el de las [construcciones con fuertes] columnas, al que no se le asemejó pueblo alguno?” Iram ha sido desconocido por la historia, tanto es así que, al parecer, se convirtió en una vergüenza para algunos comentaristas musulmanes del Sagrado Corán. En 1975, en el noroeste de Siria fue excavada la antigua ciudad de Ebla. Ebla tiene más de 4500 años de antigüedad. En las ruinas de la Biblioteca del Palacio se encontraron con la mayor colección de tablillas de arcilla cuneiforme jamás descubierto – alrededor de 15.000. Escrito en la lengua semítica más antigua identificada hasta el momento, las tabletas de Ebla revelan que rivalizó con Egipto y Mesopotamia como una gran potencia del mundo antiguo. Encontraron allí un registro de todas las ciudades con las que Ebla solía hacer negocios; una fue IRAM! [7,8,9]

¿Qué le pasó al cuerpo del faraón del Éxodo?

La versión bíblica de la historia de Faraón declara que fue ahogado en la persecución del Profeta Moisés (Éxodo 14:28-29). Desconocido para el mundo hasta sólo en los últimos tiempos, el Sagrado Corán hizo una predicción definitiva sobre la conservación del cuerpo de ese mismo faraón de la época de Moisés 10:90-92: “Conservaremos tu cuerpo y te convertirás en un signo para que las generaciones que te sucedan reflexionen”. El cuerpo fue descubierto en la tumba de Amenhotep II en 1898. [2,12]

El lugar de reposo del Arca de Noé

La Biblia dice “Y reposó el arca… sobre los montes de Ararat.” Génesis 8:04. De acuerdo con el Sagrado Corán (11:44): “se detuvo y se asentó sobre el monte de Yudi.” De acuerdo con la evidencia reciente de un hallazgo arqueológico en el este de Turquía, los expertos creen que pueden haber descubierto los restos de una antigua nave cuyas dimensiones son iguales a los del Arca de Noé como lo dice en la Biblia. Sin embargo, el descubrimiento fue hecho en Al-Yudi! [10,11]

El Sagrado Corán: La guía final de Dios para la humanidad

“¿Cómo puede un hombre, siendo iletrado, convertirse en el autor más importante, en términos de méritos literarios, en toda la literatura árabe? ¿Cómo podía entonces pronunciar hechos de carácter científico que ningún otro ser humano pudo haber conocido en ese momento, y todo esto, sin cometer ni una vez el más mínimo error en su pronunciamiento sobre el tema?” (Dr. Maurice Bucaille).

Te lo debes a ti mismo encontrar la verdad sobre: EL ISLAM, el Sagrado Corán y la vida y las enseñanzas del último Mensajero de Dios, Muhammad.

El mensaje del ISLAM es simple:

No hay nada ni nadie que merece adoración sino Dios, y Muhammad es su mensajero y siervo. Existen hoy en día, más de mil millones de seguidores del Islam. ¡Descubre la verdad!

NOTAS:

[1] VIDEO DE CINTA: Esta es la VERDAD

[2] La Biblia, el Corán y la Ciencia, por Dr. Maurice Bucaille, American Trust Publications.

[3] El concepto de Geología de las Montañas en el Corán, por el Prof. ZR El-Nagger, IIIE, EE.UU.

[4] “Interpretación de un científico de las referencias a la embriología en el Corán.”, Keith L. Moore, Revista de la Asociación Médica Islámica de América del Norte (18:15) 1986.

[5] El Humano en desarrollo: la embriología orientada clínicamente con adiciones islámicas, Keith L. Moore y AA Azzindani, 3 ª Ed., Dar Al-Qibla y WB Saunders, 1983.

[6] El desarrollo humano como se describe en el Corán y la Sunnah, varios colaboradores de la Academia Islámica de Investigación Científica, ISBN 0-9627234-1-4, 1992.

[7] El asombroso Corán, Gary Miller.

[8] National Geographic, diciembre de 1978.

[9] Ebla – Una revelación en la arqueología, Chaim Bermant y Michael Weitzman, Time Books, 1979.

[10] VIDEO DE CINTA: En busca del arca, documental del Canal 4.

[11] El descubrimiento del Arca de Noé, D. Fasold, Wynwood Press, 1988.

[12] Moisés y Faraón: Los hebreos en Egipto, Dr. Maurice Bucaille, NTT Mediascope Inc., Japón, 1994

Share it
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •