La adquisición del conocimiento, un deber islámico

El Islam alienta la búsqueda del conocimiento y el uso del razonamiento. En el Corán, Dios le pide a los seres humanos en varias ocasiones que utilicen sus habilidades de pensamiento y su intelecto para que puedan diferenciar entre la verdad y la mentira [1] Por otra parte, el Islam es una religión universal -. No para unas pocas personas o tribus elegidas, sino para todas las personas y para todos los tiempos. [Leer más: el Islam Explicado]

Con esta perspectiva colectiva e incluyente, los musulmanes comenzaron a reunir cada trabajo académico que podían encontrar – ya sea griego, persa o indio – mientras el Imperio Islámico crecía. Ellos, entonces, comenzaron la tarea escrupulosa de la traducción y, después, se ocuparon en su estudio.

Por otra parte, iniciaron el procedimiento de verificar las creencias antiguas, y muchas veces postulaban teorías alternas con respecto a cuestiones básicas, completas con pruebas exhaustivas de sus ideas. De hecho, el proceso científico de observación, hipótesis, experimentación, y la conclusión fue introducido por primera vez en su totalidad por los musulmanes.

Por ejemplo, Ibn al-Haytham (c. 965-1039), que estudió la luz y escribió El libro de Óptica, creía que los seres humanos son defectuosos y sólo Dios es perfecto. Para descubrir la verdad sobre la naturaleza, Ibn al-Haytham, un musulmán devoto, razonó que hay que eliminar la opinión humana y permitir que el universo hable por sí mismo a través de experimentos físicos. “El buscador de la verdad no es uno que estudia los escritos de los antiguos y, siguiendo su disposición natural, pone su confianza en ellos”, escribió. “Por el contrario es aquel que sospecha su confianza en ellos y pregunta lo que aprende de ellos, el que se somete a la argumentación y demostración.”

 

Al Razi

Al Razi

El Renacimiento

Una pintura europea del ar-Razi, en “Recueil des Traités de Medecine” 1250-1260 de Gerardo de Cremona, que tradujo numerosas obras de eruditos árabes.

España y Sicilia

España y Sicilia proporcionaron dos puntos principales de contacto entre los musulmanes y el resto de Europa. La interacción entre los musulmanes de estos dos estados y el resto del bloque de Europa occidental tuvo lugar como consecuencia de las cruzadas y otras batallas, alianzas y búsqueda intelectual.

De hecho, España se convirtió en el principal canal a través del cual los avances en una variedad de campos de todo el mundo musulmán llegaron a Europa Occidental. Algunos occidentales visitaron España y fueron cautivados por su belleza, compromiso académico y la convivencia.

Decidieron quedarse, aprendieron árabe, y comenzaron a traducir los trabajos académicos musulmanes al Latin. Gerardo de Cremona (c. 1114-1187) fue un prolífico traductor que tradujo cerca de 87 libros árabes al latín, incluyendo los textos de al-Khwarizmi, al-Farabi, ar-Razi, entre otros. Michael Scot (c 1175 -. 1232) fue otro tal individuo que pasó a convertirse en el bibliotecario de la colección extensa de literatura árabe del rey Federico II de Sicilia. [Para saber más acerca de España y Sicilia.]

Dicho intercambio facilitó la transferencia de conocimientos desde España al resto de Europa occidental.

 

[1] “En la creación de los cielos y la Tierra y en la sucesión de la noche y el día hay signos para los dotados de intelecto. Aquellos que invocan a Allah estando de pie, sentados o recostados, meditan en la creación de los cielos y la Tierra y dicen: ¡Señor nuestro! No has creado todo esto en vano ¡Glorificado seas! Presérvanos del castigo del Fuego”. (3: 190-191)

“¿Acaso no reflexionan en el Corán y sus significados? Si no procediera de Alá habrían encontrado en él numerosas contradicciones”. (4: 82)

 

Share it
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •