Las finanzas islámicas: Una introducción

Por Saulat Pervez

A menudo los musulmanes tratan de explicar que el Islam es más que una religión. Ellos sostienen que el Islam es en realidad un “estilo de vida”, con el Corán y las tradiciones de la vida del Profeta Muhammad (la paz sea con él) como un modelo para la vida diaria. Desde el matrimonio y la vida cotidiana a la alimentación y bebida legal, desde la modestia en el vestir y la excelencia en las costumbres sociales a la ética en el comercio y las finanzas, el Islam abarca todos los aspectos de nuestra existencia. Uno de ellos, las finanzas islámicas, últimamente está captando cada día más el interés de los musulmanes y no-musulmanes.

Un reciente artículo en CNN.com recalca la importancia de las finanzas islámicas en el mundo económico de hoy. Se informa que de acuerdo a la agencia de calificación Moody, el sector global de las finanzas islámicas tiene un valor de $700 mil millones de dólares y tiene el potencial de tener un valor de $4 billones.

Profesor Habib Ahmed de Sharjah, presidente del departamento de gobierno y asuntos internacionales en la Universidad de Durham, Inglaterra, le dijo a CNN, “Las finanzas islámicas han ido creciendo entre un 15 y un 20 por ciento anualmente desde hace algún tiempo y hay mucho interés en este momento. La gente está busca alternativas tras de la crisis económica”. De hecho, la Universidad de Durham estará ofreciendo una maestría en finanzas islámicas a partir de octubre de este año, en conformidad con un número de otras instituciones europeas.

Una diferencia fundamental entre la banca convencional y la banca islámica es que este último no cobra interés. El Corán prohíbe expresamente el comercio de interés en varios lugares.

En un momento, Dios dice: ‘’…Alá permitió el comercio y prohibió la usura. A quien le haya llegado de su Señor la prohibición [de la usura] y se haya abstenido arrepintiéndose podrá conservar lo que haya ganado, y lo que cometiere luego de esto estará en manos de Alá. Y si reincide se contará entre los moradores del Fuego, en el que sufrirá eternamente”. [2: 275]

Curiosamente, el judaísmo y el cristianismo también prohíben la usura. Por ejemplo, la Biblia dice: “No impongas intereses a tu hermano por el dinero, o comestibles, o cualquier otra cosa que le prestes, y por lo que se acostumbra cobrar interés”. (Deut. 23:19) Sin embargo, el Islam es la única fe que mantiene esta prohibición observada originalmente por los cristianos y los judíos.

“La gente piensa que el sistema islámico [financiero] se basa en la fe, pero se basa en la justicia. El sistema se basa en la justicia para las dos partes y cómo se llega a la justicia se extrae de la fe islámica,” Le dijo a CNN Aly Jorshid, un académico de finanzas islámicas que escribe para la revista Banca Islámica y la revista Finanzas.

Una comparación entre las finanzas islámicas y las finanzas convencionales

Finanzas Islámicas Finanzas Convencionales

Sin intereses

Basado en interés

Asociación de equidad (se comparten las pérdidas y ganancias)

El lucro es la motivación principal

Inherentemente amigable a la micro-financiación

No es inherentemente amigable a la micro-financiación

Pesos y contrapesos para mantener la ética y la justicia

No hay suficiente control y equilibrio y  puede conducir al exceso, provocando colapsos económicos

 

En efecto, mientras que el Islam prohíbe la negociación de intereses, esto no significa que el sistema no se basa en el beneficio. En su libro, Introducción a las finanzas islámicas, Muhammad Taqi Usmani explica que la banca comercial bajo el Islam se basa en el concepto de la distribución de ganancias y pérdidas. Se trata de una alianza de capital en la que ambas partes no sólo se benefician de la ganancia, sino también comparten las pérdidas.

Otras características se han añadido a la banca islámica en vista de las necesidades actuales, tales como el arrendamiento financiero, el costo más financiación, ventas demoradas, etc. Sin embargo, estos no son sustitutos del interés. “Ellos tienen su propio conjunto de principios, una filosofía y condiciones sin las cuales no está permitido en la ley islámica utilizarlos como medios de financiación,” añade Usmani.

“El Islam no niega las fuerzas del mercado y la economía de mercado. Incluso el afán de lucro es aceptable en medida razonable. La propiedad privada no es totalmente negada “, escribe Usmani. “Sin embargo, la diferencia básica entre la economía capitalista y la economía islámica es que en el capitalismo secular, el afán de lucro o de la propiedad privada se les da poder desenfrenado para tomar decisiones económicas. Su libertad no está controlada por ningún mandato divino. … Esta actitud ha permitido una serie de prácticas que provocan desequilibrios en la sociedad”.

De hecho, la grave recesión económica actual fue provocada por los bancos operando excesivamente con valores respaldados por hipotecas y permutas de riesgo crediticio, dos de las prácticas que los bancos islámicos en principio no realizan.

“La crisis financiera global y la contracción del crédito eran, entre otras cosas, el resultado de la codicia y la avaricia ya que las instituciones financieras avanzaron préstamos a personas que no tenían la capacidad de pagar. Si las instituciones financieras antes mencionadas estuvieran practicando las finanzas islámicas, el problema probablemente nunca habría surgido”, afirmó Aftab Ahmad, un escritor económico de Islamabad, Pakistán.

“El sistema actual basado en el interés tiene una naturaleza explotadora ya que el capital obtiene beneficios bajo este sistema, sin tener ninguna responsabilidad y hacer correr ningún riesgo”, comentó. “Además, los sectores más pequeños de la economía, como las pequeñas empresas y los agricultores pequeños no pueden a menudo aprovecharse de las facilidades de crédito en este sistema, ya que son incapaces de pagar intereses a la tasa más alta.”

Sin embargo, en virtud de un sistema de reparto de ganancias y pérdidas, no sólo es más fácil el micro-financiación, el sistema de financiación obliga a los financieros para asegurarse de que sus empresas sigan siendo rentables. De esta manera, habría más “generación de empleo y el ingreso nacional aumentaría la diversidad. Por lo tanto, la sociedad en general, sería la ganadora en este sistema “, observó Ahmad.

Al mismo tiempo, (Ahmad) cree que la banca islámica actual en Pakistán no está enteramente basada en el sistema de reparto de pérdidas y ganancias. “Mientras que los bancos tradicionales pagan intereses sobre los depósitos y cobran intereses sobre los préstamos adelantados por ellos, los bancos islámicos pagan beneficios a los depositantes y recogen tarifas por las facilidades de crédito proporcionadas por ellos. El beneficio desembolsado a los depositantes y las tarifas cobradas a los prestatarios por un banco islámico han sido certificados por los eruditos islámicos como teniendo un carácter perfectamente islámico “, dijo.

Ahmad recomienda que los bancos islámicos adopten productos innovadores para captar un mercado mayor. “Los bancos tradicionales, a pesar de su tamaño gigantesco, están orientados al beneficio de lucro en lugar de una orientación del bienestar. Al traer productos basados en el bienestar del mercado, los bancos islámicos pueden adquirir una ventaja sobre los bancos tradicionales “, ha opinado.

Con la justicia y la ética como sus medios principales, las finanzas islámicas tiene el potencial no sólo de agilizar las tendencias bancarias erráticas de hoy, sino también de erradicar la pobreza en el mundo entero. Como cuestión de hecho, son estas características las que están llamando la atención de las instituciones financieras tradicionales que están deseosas de aprender lecciones después de la reciente crisis bancaria. Esperemos que el mundo en general adopte este sistema bancario honesto y moral en un futuro próximo, afirmando la sabiduría divina!

Share it
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •