Por Saulat Pervez

La tragedia del 11 de septiembre de 2001 transformó a la comunidad musulmana Americana en muchas maneras. Los musulmanes aprendieron a hablar con los medios de comunicación, a defender el Islam en torno a todas las generalizaciones y a crear alianzas a través de líneas religiosas. Al mismo tiempo, los musulmanes pasaron por un cambio interno; por demasiado tiempo se habían enfocado en ellos mismos y en sus pequeños mundos dentro de sus hogares, trabajos y mezquitas. Con su país amenazado y su religión cuestionada, comenzaron a analizar lo que realmente significa ser un musulmán Americano.

En un viaje reciente a los Estados Unidos, el Dr. Tariq Ramadan, un líder intelectual Europeo, se refirió a esta transformación mientras discutía el camino largo que los musulmanes en América han recorrido desde la urgencia de buscar refugio de la cultura ajena que les rodeaba como inmigrantes hasta sentirse como parte de ella. Él dijo, “Necesitamos entender que, después de 30 años, hemos cambiado de ser protegidos a ser contribuidores. Nuestra mayor protección en este país serán los regalos que le hagamos a este país. Por lo tanto, pregúntense, que tipo de contribución estamos haciendo”.

Este tipo de análisis colectivo ha causado que muchos musulmanes reafirmen sus lazos a los Estados Unidos, y trabajen para aliviar la pobreza, el abuso y el hambre de raíz. Verdaderamente, ayudando a los necesitados es uno de los fundamentos de las enseñanzas islámicas. En el Corán, Dios dice, “Adorad a Alá y no Le asociéis nada. Sed benevolentes con vuestros padres, parientes, con los huérfanos, pobres, vecinos parientes y no parientes, el compañero, el viajero insolvente…” (4:36). El Profeta Muhammad, que la paz sea con él, dijo, “Cuales acciones son las más excelentes: Agradar los corazones de los seres humanos, dar de comer a los pobres, ayudar a los afligidos, aliviar el dolor de los entristecidos y remover el sufrimiento de los heridos’.

Las siguientes son algunas de las maneras en que los musulmanes Americanos están contribuyendo a causas importante en los sectores locales, a menudo colaborando con organizaciones no-musulmanas dedicadas a asuntos similares.

Programas de asistencia humanitaria

Los musulmanes ofrecen asistencia humanitaria a nivel local y nacional mediante una variedad de organizaciones. Estas incluyen asistencia económica, clínicas gratuitas, distribución de material escolar y asistencia tras desastres naturales.

También trabajan activamente para aliviar el impacto de los desastres naturales. A través de los años, han respondido a varias catástrofes como los huracanes y ciclones, incluyendo Katrina e Irene. Igualmente, están apoyando a los refugiados arrasados por la Guerra, ayudándoles a establecerse en los Estados Unidos. Muchos también manejan centros de apoyo psicológico para familias y campañas contra la violencia doméstica.

Refugios para las víctimas de abuso

Algunas organizaciones musulmanas a lo largo de los Estados Unidos han establecido refugios para las víctimas del abuso. Están haciendo frente al abuso doméstico y ofreciendo un albergue para mujeres y niños que han sido victimizados. Ofrecen viviendas temporeras e intentan ayudar a las mujeres para que sean auto-suficientes, asistiéndolas a sacar sus licencias de conducir y buscar oportunidades de empleo. Estos albergues permiten que las mujeres musulmanas observen sus rituales religiosos sin critica, y esto involucra lugares para rezar y comida preparada de acuerdo a las normas islámicas. A la vez, mujeres y niños de todas las religiones, razas y etnias son bienvenidos.

Comedores de beneficencia

Las organizaciones Islámicas han operado bancos de comida y distribuido comidas gratuitas a los empobrecidos por años, independientemente de su religión, etnia o raza. Ya sea almuerzos envueltos o comidas calientes, los musulmanes luchan por alimentar a los necesitados y  desamparados. Algunos grupos también han iniciado estaciones de comida ambulantes, distribuyendo a más de 1000 familias al mes. Durante la ocasión de Eid al Adha (una celebración musulmana), se donan decenas de libras de carne a la gente pobre. Ahora los musulmanes están trabajando para establecer cafeterías. Varias iniciativas se han llevado acabo con este fin, y la juventud musulmana está muy involucrada en esta causa.

Por lo general, la comunidad musulmana estadounidense sigue contribuyendo a diversas causas sociales importantes en los Estados Unidos. Es cierto que, lo están haciendo de forma limitada, pero esperamos que con el tiempo y la experiencia, van a ampliar su red de apoyo a los pobres – al hacerlo, devolviendo a su país de una manera significativa y tangible.

 

 

 

Share it
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •