Por Tarek M. T. Ezzat

En junio de 2010, los musulmanes en el Reino Unido produjeron una serie excelente de videos cortos titulados “Inspirados por Muhammad” para mejorar la opinión pública con respecto al Islam y los musulmanes.

Esta campaña dio un vistazo a muchos aspectos de los modales, las enseñanzas y características del Profeta Muhammad que muchos no-musulmanes desconocen, y que cuantiosos musulmanes también deben recordar.

Mientras manejaba al trabajo una mañana, una pregunta importante se me ocurrió:

¿Es cierto que la mayoría de los musulmanes alrededor del mundo están inspirados por las características del Profeta Muhammad, que la paz sea con él, y su comportamiento?

La primera respuesta que pensé, mientras el conductor del carro a mi lado comenzó a acosar al carro frente a él para que se apurara, era “no”. La mayoría de musulmanes hoy en día no están inspirados con la belleza de los modales civilizados del Profeta. Mientras que algunos de nosotros lo sigamos en nuestras características externas, como dejando crecer nuestra barba, y siguiendo la manera en que rezaba y leía el Corán, la triste realidad es que la mayoría de los musulmanes no van más allá de eso.

Si fuésemos sus verdaderos seguidores

Si fuésemos sus verdaderos seguidores, no tendríamos tantos problemas en nuestros tratos con la gente, especialmente con los que no estamos de acuerdo, y nuestros modales en la calle y en los mercados serían de un nivel excelente comparados a lo que son hoy en día. Fue él, que la paz sea con él, quien dijo:

“Yo no he sido enviado sino para perfeccionar lo mejor del carácter humano”.

También dijo:

“Los creyentes con la mayor fe son aquellos que tienen la mejor conducta y modales. Y los mejores entre ustedes son aquellos que son los mejores con sus familias”.

¿La mayoría de los musulmanes en estos tiempos siguen estos altos estándares con sus familias, amistades, parientes y desconocidos?

– Si fuésemos sus verdaderos seguidores, discutiríamos nuestros problemas colectivos y nuestros futuros planes en una manera calmada y consultativa, y nunca permitiríamos la tiranía, la violencia o la injusticia.

Dios describió a los verdaderos creyentes, los seguidores del Profeta Muhammad, que la paz sea con él, en el Corán como aquellos que “Obedecen a su Señor, practican la oración prescrita, se consultan en sus asuntos, y hacen caridades con parte de lo que les hemos sustentado” (42:38)

– Si fuésemos sus verdaderos seguidores, seríamos sumamente amables con nuestros vecinos, ambos musulmanes y no musulmanes, y viviríamos en una sociedad solidaria donde los pobres y desamparados fueran socorridos, y nadie se quedaría en la calle para dormir, o para morir de hambre como en países como Somalia. Pues fue nuestro amado Profeta quien dijo:

“No es un creyente el hombre que llena su estómago mientras su vecino esté hambriento”.

El trato con los vecinos no musulmanes

Pasando al tema de los vecinos, un video por el hermano Maher Zain en la serie (Inspirados por Muhammad) es una canción donde él se siente inspirado por el Profeta en su trato con otra gente, incluyendo su vecina quien le odia por ser musulmán y pone basura al pie de su puerta cada mañana antes de que salga de su casa.

Un día, Maher no encuentra la basura frente a su puerta y escucha a su vecina tosiendo. Ella parece sufrir de una gripe severa. Hubo una vez que el Profeta, que la paz sea con él, enfrentó una situación similar, y esta fue la inspiración para el video. Entonces, ¿Qué hace Maher, como un musulmán inspirado por Muhammad?

Se va a la cocina, prepara una sopa calientita para su vecina y se la lleva, como un pequeño símbolo de buena voluntad por un vecino preocupado que le desea una pronta recuperación.

Ahora, la próxima pregunta es: ¿Cuántos de nosotros viviendo en el Occidente o en el Oriente seguimos ese ejemplo?

La Coexistencia

Buenos tratos entre vecinos son importantes en el Islam, y la primera dimensión en la coexistencia pacífica con todos los miembros de la comunidad o la sociedad en la que vivimos.

En el Corán se nos informa que Dios nos creó de un alma singular y que nos debemos conocer:

{¡Oh humanos! Os hemos creado a partir de un hombre [Adán] y una mujer [Eva], y [de su descendencia] os congregamos en pueblos y tribus para que os conozcáis unos a otros. En verdad, el más honrado de vosotros ante Alá es el más piadoso. Ciertamente Alá es Omnisciente y está bien informado de lo que hacéis.} (Al Huyurat/Los Aposentos 49:13)

Imam Suhaib Webb en su presentación breve habla acerca de la importancia de la coexistencia como una de las enseñanzas destacadas del Profeta Muhammad, que inspiró a sus seguidores a convertirse en verdaderos hermanos y hermanas en el Islam, a pesar de sus diferencias de opiniones en ciertos asuntos.

Una lección importante para recordar de la vida del Profeta Muhammad, que la paz sea con él, es que Dios lo envió como una misericordia para todo el mundo, y no únicamente para los musulmanes.

¿Los musulmanes de hoy son una misericordia para el mundo, buscando soluciones para sus problemas, y uniéndose con otros grupos para discutir acerca de problemas mundiales? ¿O es que los musulmanes están más preocupados por sus propios asuntos y contribuyen muy poco a sus sociedades locales y asuntos mundiales?

En esta época de globalización en el Siglo 21, si realmente estamos inspirados por nuestro Profeta, también debemos tratar de ser una misericordia para la humanidad, y no una fuente de problemas y preocupaciones, comenzando con los asuntos como el medioambiente, que todos podemos contribuir  para mejorar, como sugirió el hermano Timothy Winters de la Universidad de Cambridge, quien dirige un proyecto para la construcción de una de las primeras mezquitas ecológicamente responsables en Europa.

La justicia, la paz y el perdón

La justicia en todas sus formas, social, política y económica, está entre los fundamentos básicos del Islam y nos urge recordar eso, especialmente durante los tiempos de cambios mayores, como lo que ocurre en muchos países musulmanes en estos momentos, si somos verdaderos seguidores del Profeta Muhammad, que la paz sea con él.

Nunca seamos injustos con otros, aunque sea en contra de los opresores. Que la justicia sea la luz que dirige nuestras vidas, ya que la injusticia será oscuridad en el Día del Juicio.

Cuando el Profeta Muhammad, que la paz sea con él, regresó a la Meca después de más de 20 años de persecución, guerras e injusticias cometidas contra él y sus seguidores, regresó en paz. Tomando venganza por sí mismo nunca fue parte de su personalidad, y aunque muchos de sus familiares y compañeros queridos murieron en las batallas con los no musulmanes de La Meca a través de los años, cuando entró en la Meca, lo hizo en paz, y mostró su compasión y perdón a sus antiguos enemigos, al declarar una amnistía general para todos.

El Islam es una religión de paz, justicia y perdón, y en conceder a la gente de La Meca esta amnistía general, el Profeta Muhammad, que la paz sea con él, estaba siguiendo el mandamiento de Dios en el Corán:

{Y si [los incrédulos] se inclinan por la paz, acéptala tú también y encomiéndate a Alá; ciertamente Él es Omnioyente, Omnisciente.} (Al Anfal/Los Botines 8:61)

Que Alá nos haga a todos verdaderos seguidores del Profeta Muhammad, y que siempre seamos inspirados en nuestras acciones y obras por sus verdaderas enseñanzas y excelentes modales, para así crear un mundo mejor para todos, los musulmanes y no musulmanes.

Reproducido, con la autorización, de Tarek MT Ezzat.

Share it
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •