Por Youssef Soussi

 

La Trinidad es una creencia cristiana que afirma que hay un dios en 3 entidades distintas – el padre, el hijo y el Espíritu Santo – todos iguales y coeternos. Son idénticos en atributos y ninguno es inferior al otro. Vamos a explorar algunas preguntas al respecto.

  1. ¿La Trinidad se encuentra en el Viejo Testamento? Si decimos que sí, esto nos deja con 3 posibilidades: 1. El pueblo elegido de Dios, durante miles de años, adoraba a un dios falso. 2. Los judíos, desde el laico hasta el rabino, eran incompetentes ya que ninguno pudo identificar la Trinidad. 3. Dios estaba tan descontento con los judíos que selló sus corazones, impidiéndoles comprender Su naturaleza trina. Si decimos que la Trinidad no está en el Tanakh, o la Biblia Hebrea, porque Dios no había terminado Su revelación, esto plantea otro problema. Por ejemplo, si miramos detenidamente a los celos de Dios, también debemos reconocer que Dios, el padre, Dios, el hijo – Jesús, y Dios, el Espíritu Santo, son igualmente celosos. Sin embargo, sabemos que desde el principio Dios, el padre, era el único reconocido y, por lo tanto, adorado. No fue hasta mucho después que Jesús y el Espíritu Santo se convirtieron en objetos de culto junto al padre. Entonces, ¿debemos creer que, durante este largo período de tiempo, mientras toda la alabanza era solo para el Padre, Jesús y el Espíritu Santo estaban de acuerdo con ser ignorados?

 

  1. ¿Qué tal Génesis 1 v 26? “Hagamos al hombre en nuestra imagen”? El profesor Andrew B. Davidson, escribe que “todas las lenguas semíticas utilizan el plural como un medio para realzar la idea del singular; el tipo preciso de realce debe inferirse de la palabra en sí “. Encontramos que la misma idea se repite en la Enciclopedia de la lengua y la lingüística hebrea, donde dice: “El término ‘majestuoso plural’ o pluralis majestatis se refiere al uso de una palabra en plural para referirse de manera honorífica a una sola persona o entidad”. Además, encontramos un patrón consistente en el primer capítulo de Génesis donde cada versículo que comienza con Dios es seguido inmediatamente por el pronombre de tercera persona “Él” y nunca “Ellos”. Por lo tanto, si realmente hubiera varias personas en la divinidad, el Todopoderoso habría usado el pronombre plural “ellos” para mostrarnos Su naturaleza trina.

 

 

  1. ¿Jesús enseñó sobre la Trinidad? Supongamos que lo hizo. En muchos pasajes, encontramos a Jesús confirmando el Shemá Israel ‘¡Escucha, oh, Israel! El señor nuestro dios es un señor ‘. Aquí Jesús solo está reiterando la misma confesión teológica que los que le precedieron. No le agrega una palabra, no ofrece un nuevo significado, y lo más importante de todo, no dice cómo él mismo es parte de la Trinidad tan esperada. Este hecho nos deja con 3 teorías. 1. Jesús no era un buen comunicador, 2. Jesús estaba engañando a sus seguidores al ocultar la Trinidad, o 3. Jesús nunca enseñó acerca de una Trinidad.

 

  1. ¿Por qué la Trinidad no causó ninguna polémica? Si el concepto de la Trinidad hubiera circulado en la Palestina del siglo I, habría causado reacciones de asombro en los pueblos y las ciudades, dejando a todos los judíos confundidos. Sin duda, Jesús habría sido arrastrado frente al Sanedrín, para aclarar aún más su nueva definición del Shemá, de la misma manera que fue citado por supuestamente violar el sábado. Además, ¿debemos suponer que los apóstoles abandonaron fácilmente su comprensión pura del Shemá, por la misteriosa Trinidad, sin hacer una sola pregunta? Lo mínimo que Jesús pudo haber hecho es dar a sus seguidores una breve explicación de este nuevo y misterioso concepto.

 

  1. ¿Ama al Señor con todo tu corazón? Jesús dice: “Ama al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente”. Esto se pone dificultoso cuando se intenta aplicar a 3 personas. Al fin y al cabo, Jesús fue el que tuvo que soportar burlas e insultos, Jesús fue el traicionado, fue a Jesús al que escupieron y golpearon y fue Jesús quien sufrió un dolor agonizante. Por lo tanto, ¿No es natural que el corazón de una persona lo ame más que al mismo Padre y al Espíritu Santo juntos? Podemos deducir que el corazón de un trinitario puede verse así: 60% de amor para Jesús, 25% para el Padre y 15% para el Espíritu Santo.

 

  1. ¿Es complicada la Trinidad? Bueno, si 1 + 1 + 1 = 1, diría que es más que confuso. Esta fórmula requiere que abandonemos la operación más básica de la aritmética cuando lidiamos con la decisión más crítica de nuestras vidas. ¿A quién adoramos? Esto es lo que está en juego: o el dolor eterno e insoportable del infierno o la eterna eufórica dicha del cielo. Todos podemos estar de acuerdo en que Dios no es el autor de la confusión. Pero aceptar este concepto es solo otra forma de atribuirle confusión. En cambio, tenemos que reconocer que este concepto debe haber sido tomado de otras culturas y encontramos muchos ejemplos; hay una Trinidad en Babilonia, una Trinidad en Egipto, una Trinidad en Grecia, una Trinidad en la India y una Trinidad en Roma.

 

  1. ¿La palabra ‘Trinidad’ no está en la Biblia de la misma manera que la palabra ‘tawhid’ (la unicidad de Dios) no está en el Corán?. He aquí por qué esta es una comparación defectuosa: en la Biblia, no encontramos palabras como trío, tríada, trino o trinitario. En cuanto al Corán, encontramos las palabras: ahad, al-wahid, wahdah y, lo más cercano a tawhid, la palabra wahid. (Todos tienen la misma raíz y significado que tawhid, “wa ha da”, que significa uno.)

 

  1. ¿Por qué triunfó el concepto la Trinidad? Jesús fue explícito al decir que solo fue enviado a los judíos. Sin embargo, cuando su mensaje se trasladó más allá de los territorios judíos a los gentiles paganos, Jesús ya no era considerado desde el punto de vista judío. Considere estas marcadas diferencias: Jesús nació en el siglo I, su lugar de nacimiento fue Palestina, tenía raíces judías, era rabino y hablaba arameo o hebreo. Para resumir lo que sucedió cuando la gente comenzó a discutir la naturaleza de Jesús y su mensaje: Estos intensos debates ocurrieron principalmente en el siglo IV, a casi 1900 km de distancia en Constantinopla, involucrando a hombres que venían de raíces paganas, que luego se convirtieron y se convirtieron en obispos, y los idiomas utilizados en tales debates eran el griego o el latín. Entonces, en pocas palabras, así es como Jesús pasó de ser un hombre en Jerusalén a ser parte de un dios trino en Constantinopla. Quizás Jesús advirtió contra la predicación al mundo gentil por temor a que su mensaje fuera distorsionado. Desafortunadamente, eso fue exactamente lo que sucedió.

 

Share it
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •