Folleto de 877-WHY-ISLAM

 

Pida una copia
Lea en PDF

Muhammad, el último profeta de Dios

En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso

Muhammad (p), el último profeta  del Islam,  es ampliamente  considerado  como uno  de los hombres más influyentes de la historia. Hoy, casi una cuarta parte de la población del mundo sigue el mensaje que él pronunció. A pesar de la influencia duradera de  Muhammad (p), muchas ideas equivocadas continúan rodeando su persona y sus enseñanzas. Esta breve introducción de Muhammad  (p) resume su vida y destaca lo que  los expertos no-musulmanes  estimaban y han  dicho sobre  él.

“Él era César y Papa en uno, pero él fue Papa sin las pretensiones del Papa, César sin las legiones de César: sin un ejército permanente, sin guardaespaldas, sin palacio, y sin ingresos fijos. Si alguna vez hubo un hombre con el derecho de decir que él gobernó por derecho divino, era Muhammad (p), porque tenía todo el poder sin  sus instrumentos y sin sus apoyos. Él no se pre­ ocupaba por la ornamentación del poder. La sencillez de su vida privada estaba en armonía con su vida pública!’–Reginald Bosworth Smith

La vida de Muhammad (p) comenzo de una manera aparentemente convencional en los desiertos de  Arabia en el siglo VI. Cuando cumplio 40 años, Dios le encargo la profecía y le comenzo a revelar Su ultimo libro, el Corán. Como profeta, Muhammad  (p) llamo a la gente a las enseñanzas divinas del Islam. Animo a la gente a adorar al Único Dios y a mantener una vida moralmente  recta.

El estudio de la vida de Muhammad (p) es crucial para entender su viaje trascendental de ser un hombre aparentemente ordinario a cumplir con su destino como el ultimo profeta elegido por Dios (Allah, pronunciado Alá en árabe). Tambien ayuda a lograr un conocimiento más profundo de la religion del Islam y la vida de los musulmanes.

MUHAMMAD (p): EL HOMBRE

Muhammad (p) nacio en el año 570 de la era corriente en La Meca. Quedo huerfano a una temprana edad, pues su padre murio antes de su nacimiento, seguido por su madre seis años despues. El abuelo de Muhammad (p), y luego su tío, lo cuidaron durante el resto de su juventud . Como resultado, no hubo ningun individuo que le haya influido en sus creencias a Muhammad (p) o en su perspec- tiva hacia la vida desde su niñez.

De niño, trabajo como pastor. Esto fue significativo, como señalo luego, “Todos los profetas de Dios fueron pastores”. Muhammad (p) luego adopto el primer oficio de los árabes – el comercio, y fue ampliamente respetado por su integridad y sinceridad. Sin embargo, a pesar de  su inteligencia, no podía leer  ni escribir, ni era experto en componer  la poesía, un sello distintivo de la sociedad árabe. Por lo tanto, la dedaracion de que Muhammad (p) es el autor del Corán es infundada. Dios declaro en el Corán: “[Muhammad (p)] Ni habla movido por el deseo. No es sino una revelacion inspirada”. (53:3-4).

Antes de la profecía, Muhammad (p) fue muy apreciado por su carácter superior y su excepcional comportamiento, por lo que le  dieron  el  apodo  de “el Veraz” . Los mecanos le confiaban sus bienes para guardar a buen recaudo y se le pedía a menudo a mediar  en los conflictos  como un juez imparcial.

Al mismo tiempo, Muhammad (p) detestaba las cos­ tumbres árabes politeístas y nunca participo en la idolatría. Él tambien estaba profundamente preocupado por las maldades sociales en Arabia, como el mal­ trato de las mujeres, el alcoholismo,  la guerra  constante y la humillacion de los pobres. A menudo  se escapaba  del ambiente de La Meca a una cueva fuera de la ciudad, ais- lándose por sí mismo por días a la vez en la meditacion.

Aunque la vida pre-profetica de Muhammad (p) fue de gran reputacion, no indicaba que el estaba a punto de hacer un impacto mundial significativo. Sin embargo, estas experiencias de la vida y el desarrollo de su carác­ ter fueron parte de la manera que Dios preparo a Muhammad (p) para la tarea monumental que le esperaba.

MUHAMMAD (p): EL PROFETA

Una noche, en el año 61O de la era corriente, Dios envio al ángel Gabriel con la revelacion a Muhammad (p). Esto fue uno de los acontecimientos más significativos de la historia humana . El evento marco el comienzo de su profecía, y transformo su vida por completo. Como un profeta de Dios tras recibir la inspiracion divina, todos sus esfuerzos fueron dirigidos a guiar a la humanidad hacia la adoracion pura de Dios. Él llevo una vida sincera basada en los valores más nobles, iniciando grandes cambios en Arabia y más allá.

Mientras que antes se apartaba de la corrupcion social y espiritual en La Meca, el ahora trabajaba de forma proac- tiva para reformarla . Muhammad (p) llamo a sus compatri- otas de La Meca a cesar su adoracion de ídolos y a afir- mar la Unidad de Dios. Él tambien los invito a una vida justa y piadosa . Les advirtio de una vida en el más allá en la que tendrán que rendir cuentas por sus actos mun- danos y tambien les dio la buena nueva del Paraíso para los que creen y viven una vida consciente de Dios.

Al igual que el de los profetas anteriores, el mensaje de Muhammad (p) fue rechazado por muchos de su pueblo. Insistieron en mantener las costumbres religiosas y sociales de sus antepasados . El grupo elite se burlaron de Muhammad (p), acusándolo de engaño y de locura – el mismo hombre en el que libremente confiaban y honra­ ban anteriormente . Solo unas pocas personas creían en él, especialmente entre los pobres y desfavorecidos, quienes fueron atraídos por su mensaje debido a su enfasis en la igual­ dad y la justicia.

El Profeta Muhammad (p) y su pequeño grupo de seguidores sufrieron persecuciones durante 13 años en La Meca . Finalmente, se vieron obligados a abandonar La Meca y emigrar  a Medina, una ciudad cuyos habitantes les dieron la bienvenida con entusiasmo. Aquí fue donde Muhammad (p) establecio la primera sociedad islámica que elimino los problemas espiri­ tuales y sociales descontrolados en la península Arábiga. La lib­ ertad religiosa fue instituida en Medina,  las  mujeres  fueron hon- radas y respetadas como iguales, la  discriminacion  racial fue prácticamente eliminada, la guerra  tribal  fue sustituida  con la hermandad, la usura y el alcohol fueron completamente pro­hibidos.

El historiador frances Alphonse de Lamartine, ha declarado: “Si la grandeza del proposito, la pequeñez de los medios, y los resultados sorprendentes fueran los tres criterios para definir el ingenio humano, ¿quien podría atreverse a comparar a cualquier gran hom- bre en la historia moderna con Muhammad?”

Al comparar su vida antes y despues de convertirse en un men­ sajero, es evidente que Dios le permitio alcanzar esta altura y renombre a traves de su profecía . Al final de su vida en el año 622 de la era corriente, las poderosas enseñanzas del Islam  habían superado incluso a sus enemigos más acerrimos. Convencida de la verdad del mensaje de Muhammad (p) e inspi­ rada por la pureza de su carácter, toda la península  Arábiga abrazo el Islam .

Sin embargo, algunas personas han alegado que Muhammad (p) no era un verdadero mensajero de Dios, sino una farsa, lo que refleja un malentendido de sus enseñanzas, su personalidad y sus logros. Muchos intelectuales no musulmanes en la historia han atestiguado la imposibilidad de este punto de vista. El his­ toriador británico, Dr. Montgomery Watt, aborda esta per­ spectiva en su escrito, “Su disposición al sufrir persecu­ ciones por sus  creencias,  el  nivel del  carácter   moral de   los   hombres   que   creyeron   en   él  y   lo admiraron como el líder, y la grandeza de su logro final todo argumenta su integridad fundamental. Suponer que Muhammad (p) fue un impostor plantea más problemas de los que resuelve. Además, ninguna de las grandes figuras de la historia está tan mal apreciada en el Occidente como Muhammad (p)”.

En La Vida de Muhammad (p), el famoso intelectual esta­ dounidense, Washington lrving, escribio: “En sus relaciones privadas, era justo. Trataba a sus amigos y extraños, los ricos y pobres, los poderosos y débiles, con equidad, y era muy querido  por  la  gente  del  pueblo  por  el agrado con que él los recibía y escuchaba  sus quejas… En el momento de su mayor poder  él  mantuvo  la misma sencillez en sus costumbres y apariencias como en los días de su adversidad… Él se disgustaba si, al entrar en  un  lugar,  algunos  testimonios  excep­ cionales  de respeto,  se mostraban  hacia  él”.

MUHAMMAD (p): EL LEGADO

En el siglo que siguio la muerte de Muhammad (p), el Islam se expandio en todas las direcciones, absorbiendo los  imperios persa y bizantino hacia el norte, llegando hasta España en el  oeste y ampliando sus fronteras para incluir partes de la India y China al este. Esta rápida expansion del Islam en un corto período de tiempo ha hecho que muchos se maravillen de como un hombre con un mensaje simple podría producir un impacto sorprendente  en  el mundo.

Mahatma Gandhi, un campeon de la paz de los tiempos modernos, dijo sobre su experiencia en el estudio de la vida de Muhammad (p), “Yo quería conocer lo mejor de la vida de aquel que ocupa en la actualidad una influencia indiscutible sobre los corazones de  millones  de hombres … me convencí más que nunca  de  que no  era la espada que ganó un lugar para el Islam en aquellos días en el esquema de la vida. Fue la simplicidad rígi­ da, la humildad absoluta del Profeta, el escrupuloso respeto a los compromisos, su intensa devoción  hacia sus amigos y seguidores, su intrepidez, su valor, su confianza absoluta en Dios y en  su  propia  misión.  Esto, y no la espada, llevó todo por delante y superó todos   los obstáculos”.

Una admiracion similar fue expresada por la intelectual británica y activista de los derechos de la mujer, Annie Besant : “Es imposible que alguien que estudia la vida y el carácter del gran Profeta de Arabia y cómo él enseñó y cómo vivió,  sienta  otra  cosa que la reverencia por ese poderoso  Profeta, uno  de  los  grandes  mensajeros  del Supremo”.

Muhammad (p) fue el ultimo profeta en una larga línea de mensajeros enviados por Dios, que incluyen, entre otros a Adán, Noe, Abraham, Moises y Jesus, que la paz sea con todos ellos. Al igual que los profetas anteriores, Muhammad (p) llamo a la gente hacia la fe en el Único Dios y les enseño a ser justos y compasivos . Su vida y enseñanzas han sido meticulosamente documentadas por miles de fuentes historicas comenzando con sus compañeros .

Michael H . Hart, un historiador americano, en su libro, Los 100: La clasificacion de las personas más influyentes en la historia, situo a Muhammad (p) en el primer lugar. Segun Hart, “Él era el único hombre en la histo­ ria que fue extremadamente exitoso, tanto al nivel religioso como secular… Es esta combi­ nación sin precedentes de influencia secular y religiosa por la cual siento que Muhammad (p) tiene derecho a ser considerado como la figura más influyente en la historia  humana”.

De hecho, Muhammad (p) fue uno de los hombres más importantes en la historia de la humanidad, y  su impacto en el mundo se sigue sintiendo fuertemente . Al reflex­ ionar sobre su extraordinaria vida y sus increíbles  logros es inevitable hacerse una pregunta: ¿Fue Muhammad (p) simplemente una persona extraordinaria o es posible que sus notables características se deban a que el fue un verdadero profeta  de Dios?

Sin duda, la respuesta a esta pregunta conlleva grandes implicaciones. Le animamos a profundizar en  el estudio  de la vida de Muhammad (p) y explorar este asunto que posiblemente  le cambie su vida.

Nota: El subfndice (p) junto al nombre del Prefeta Muhammad (p) repr esenta la súplica que los musulmanes dicen despu és de mencionar su nombrey los nombres de los otros pref etas de Dios: Qye la pa z y las bendiciones de Dios sean con él.

Share it
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •