“NO TENEMOS DERECHO A OPRIMIR AL RESTO DE LA CREACIÓN, O CAUSARLE DAÑO”

Declaración islámica sobre el cambio climático global

En el Nombre de Alá, el Misericordioso, Todo Misericordia

PREÁMBULO

Dios _a quien conocemos como Alá_ ha creado el universo en toda su diversidad, vitalidad y riqueza. Las estrellas, el sol y la luna, la Tierra y todas las comunidades de seres vivos en ella. Todos reflejan y manifiestan la gloria ilimitada y la misericordia de su Creador. Todos los seres creados por la naturaleza sirven y glorifican a su Hacedor, todos se inclinan ante la voluntad de su Señor. Nosotros, los seres humanos, hemos sido creados para servir al Señor de todos los seres, para hacer el mayor bien posible a todas las especies, a todos los individuos, y a todas las generaciones de las criaturas de Dios.

Nuestro planeta ha existido durante miles de millones de años y el cambio climático en sí mismo no es nuevo. El clima de la Tierra ha pasado por fases de sequía y humedad, de frío y calor, en respuesta a muchos factores naturales. La mayoría de estos cambios han sido graduales de manera que las formas de vida y sus comunidades se adaptaran acorde con ellos. Ha habido ya cambios climáticos catastróficos que conllevaron extinciones masivas, pero conforme pasaba el tiempo la vida se adaptaba incluso a estos impactos, transformándose de nuevo en la urgencia de ecosistemas en equilibrio, como los que apreciamos hoy. El cambio climático en el pasado fue también instrumental para depositar los inmensos cúmulos de combustibles fósiles de los que hoy en día nos beneficiamos. Irónicamente, nuestra imprudente y miope utilización de esos recursos está desembocando en la destrucción de las mismas condiciones que hacen posible la vida en la Tierra.

El ritmo del cambio climático global actual está en una magnitud diferente de los cambios graduales que han ocurrido previamente hasta la era geológica más reciente, el Cenozoico. Ítem más, es un cambio inducido por la mano humana: nos hemos convertido en una fuerza dominante de la naturaleza. La era en la que vivimos ha sido descrita en términos geológicos como el Antropoceno, la “era de los humanos”. Nuestra especie, elegida para ser cuidadora y administradora en la tierra (khalifah), ha sido causa de tal devastación y daño que corre el peligro de acabar con la vida tal como la conocemos en este planeta. La tasa actual de cambio climático es insostenible, y el delicado equilibrio natural (mazin) puede perderse pronto. Así como los humanos existimos hilados al tejido del mundo natural, sus dones existen para que los disfrutemos. Pero los mismos combustibles fósiles que nos han ayudado a alcanzar la mayor prosperidad que hoy vemos son también la causa principal del cambio climático. El exceso de contaminación por combustibles fósiles amenazada con destruir el resto de los dones que Dios _al que nosotros conocemos como Alá_ nos ha concedido: dones como un clima funcional, aire saludable para respirar, estaciones regulares y océanos vivos. Pero nuestra gratitud por estos dones ha sido miope y hemos abusado de ellos. ¿Qué dirán de nosotros las generaciones futuras, a quienes les dejaremos como herencia un planeta degradado? ¿Cómo nos enfrentaremos a nuestro Señor y Creador?

Destaquemos que la Evaluación de los Ecosistemas del Milenio (UNEP, 2005), apoyada por más de 1300 científicos de 95 países, concluyó que “en general, la humanidad ha provocado mayores cambios en los ecosistemas durante la segunda mitad del siglo XX que en ninguna otra época de la historia […]. Estos cambios han acentuado el bienestar, pero han venido acompañados de la mayor degradación del medio ambiente de todos los tiempos”.

“La actividad humana está poniendo tal presión sobre las funciones naturales de la Tierra que la capacidad de los ecosistemas para mantener a las generaciones futuras no puede ya darse por supuesta”.

Casi una década después, y a pesar de los numerosos congresos que han tenido lugar para tratar de hallar un sucesor al Protocolo de Kioto, el estado general de la Tierra se ha deteriorado sin cesar. Un estudio del Grupo Intergubernamental del Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) constituido por más de cien países, publicado en marzo de 2014, aportó cinco grandes motivos para preocuparse. Son, en resumen:

1.- Los ecosistemas y las culturas humanas están ya en peligro a causa del cambio climático.

2.- Los riesgos resultantes del cambio climático provocados por acontecimientos extremos, como olas de calor, inundaciones costeras y precipitaciones excesivas van en aumento.

3.- Estos riesgos están distribuidos erráticamente, y son mayores en general para las comunidades pobres o en riesgo de cada país, cualquiera que sea su nivel de desarrollo.

4.- Los impactos en el futuro próximo afectarán negativamente a la biodiversidad de la Tierra, a los bienes y servicios que producen nuestros ecosistemas, y a nuestra economía general global.

5.- Las funciones físicas centrales de la Tierra están en riesgo de sufrir cambios abruptos e irreversibles.

Nos vemos empujados a concluir de estos avisos que hay serios errores en la forma en que hemos gestionado los recursos naturales (que son las fuentes de la vida en la Tierra). Urge una inmediata y radical reevaluación de ésta. La humanidad no puede permitirse el pobre progreso que hemos presenciado en los COP (Conferencias de Naciones Unidas sobre cambio climático) desde que en 2005 se publicó la Evaluación del Milenio, ni el punto muerto en que nos encontramos actualmente.

En el breve período desde la Revolución Industrial, los seres humanos han consumido la mayoría de los recursos no renovables que la Tierra ha tardado 250 millones de años en producir, todo en nombre del desarrollo económico y el progreso humano. Advertimos con sobresalto los impactos del crecimiento del consumo per cápita combinados con el crecimiento de la población. También nos damos cuenta con preocupación del caos internacional actual, en busca de más depósitos fósiles bajo la capa ártica, cada vez con menos hielo. Estamos acelerando nuestra propia destrucción en estos procesos.

Los líderes científicos en climatología creen ahora que una subida de dos grados centígrados en la temperatura global, lo que se considera un momento crítico, es casi inevitable si continuamos con lo mismo de siempre. Otros científicos punteros consideran que incluso 1,5 grados marcaría probablemente un momento crítico. Este momento crítico es el punto considerado como el umbral de un cambio climático catastrófico, que expondrá a todavía más millones de personas _e incontables otras criaturas_ a las inundaciones, el hambre y la sequía. Serán los más pobres los que sufran este embate, mientras la Tierra experimenta un incremento drástico de los niveles de carbono en la atmósfera emitidos desde que comenzó la Revolución Industrial.

Es alarmante que a pesar de todos los avisos y predicciones, el sucesor del protocolo de Kioto, que tendría que haber entrado en vigor en 2012, siga retrasándose. Es fundamental que todos los países, especialmente los más desarrollados, incrementen sus esfuerzos y adopten la posición proactiva necesaria para detener, y esperemos que invertir, todo el daño hecho.

AFIRMAMOS

Afirmamos que Alá es el Señor y Sustentador (Rabb) de todos los seres

????????? ???????? ????? ?????????????

Alabado sea Alá, Señor y Sustentador del Universo

Qur’an 1: 1

Él es el Creador _al-Kh?liq

???? ??????? ?????????? ?????????? ????????????

Él es Alá, Creador, Iniciador y Formador. Qur’an 59: 24

??????? ???????? ????? ?????? ????????

Quien perfeccionó todo lo que ha creado -Qur’an 32: 7

Nada de lo que Él crea carece de valor: cada cosa creada lo es bi ’l-haqq, en verdad y encaja a la perfección.

????? ????????? ????????????? ??????????? ????? ??????????? ?????????? ??? ?????????????? ?????? ??????????

Por cierto que no hemos creado a los cielos, la Tierra y todo lo que hay entre ellos por simple pasatiempo. – Qur’an 44: 38

Afirmamos que Él envuelve a toda Su creación. Él es al-Muh?t

????????? ??? ??? ????????????? ????? ??? ???????? ??????? ??????? ??????? ?????? ?????????

Afirmamos que:

Dios creó la Tierra en perfecto equilibrio (m?z?n)

Que por SU inmensa misericordia se nos ha dado tierra fértil, aire fresco, agua clara y todas las buenas cosas de la Tierra, que hacen nuestras vidas aquí posibles y disfrutables.

Que la Tierra funciona en ritmos estacionales y ciclos naturales: un clima en que los seres vivos, incluyendo los seres humanos, crecen sanos.

Que la presente catástrofe de cambio climático es resultado de la perturbación de este equilibrio por mano humana.

??????????? ????????? ???????? ???????????

?????? ????????? ??? ???????????

??????????? ????????? ??????????? ???? ?????????? ???????????

?????????? ????????? ???????????

Él elevó el cielo, y estableció la balanza de la justicia

Para que no cometáis injusticias.

Pesad con equidad, sin mermar en la balanza.

Creó la Tierra para sus criaturas. – Corán 55, 7-10

Afirmamos el estado natural (fitrah) de la creación de Dios:

???????? ???????? ????????? ???????? ???????? ??????? ??????? ?????? ???????? ?????????

?? ????????? ???????? ??????? ?????? ???????? ?????????? ????????? ???????? ???????? ?? ???????????

(Corán 30:30)

Reconocemos el daño (fasâd) que los seres humanos hemos causado en la Tierra debido a nuestra infatigable persecución del crecimiento económico y el consumo. Sus consecuencias han sido:

Cambio climático global, que es nuestra preocupación presente, además de contaminación y suciedad del aire, la tierra, las aguas freáticas y los mares.

Erosión del suelo, desertificación y deforestación.

Daños para la salud humana, incluyendo un puñado de enfermedades contemporáneas.

?????? ?????????? ??? ???????? ??????????? ????? ???????? ??????? ???????? ???????????? ?????? ??????? ???????? ??????????? ???????????

Qur’an 30: 41

Reconocemos que no somos sino una parte minúscula del orden divino, y que aun así somos seres excepcionalmente poderosos y tenemos la responsabilidad de establecer el bien y evitar el mal en cualquier medida que podamos. Reconocemos también que:

Somos no más que parte de la multitud de seres vivos que con quienes compartimos la

Tierra.

Que no tenemos derecho a oprimir al resto de la creación, o causarle daño.

Que la inteligencia y la consciencia son necesarias para tratar con cuidado todas las

cosas, tal como manda nuestra fe, con reconocimiento a su Creador (taqwa) y

esforzándonos al máximo por el bien (ihsan).

????? ??? ???????? ??? ???????? ????? ??????? ??????? ????????????? ?????? ?????? ????????????

Qur’an 6: 38

???????? ????????????? ?????????? ???????? ???? ?????? ???????? ????????? ???????? ???????? ?? ???????????

Qur’an 40: 57

Reconocemos que rendiremos cuenta de todas nuestras acciones:

????? ???????? ????????? ??????? ??????? ??????

????? ???????? ????????? ??????? ?????? ??????

Qur’an 99:6-8

A la vista de estas consideraciones afirmamos que nuestra responsabilidad como musulmanes y musulmanas es actuar de acuerdo con el ejemplo del Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él), el cual:

Declaró y protegió los derechos de todos los seres vivos, proscribió la costumbre de enterrar vivas a las recién nacidas; prohibió matar seres vivos por deporte; guió a sus compañeros y compañeras a conservar el agua incluso en la ablución; prohibió la tala de árboles en los desiertos; ordenó a un hombre que había sacado polluelos de un nido devolvérselos a su madre; y cuando encontró a cierto hombre que había prendido fuego a un hormiguero le ordenó apagarlo con premura.

 

Estableció zonas inviolables alrededor de Mecca y Medina (harams), en las que las plantas locales no pueden ser cortadas, y los animales salvajes no pueden ser ni cazados ni molestados.

 

Estableció áreas protegidas (himas) para la conservación y el uso sostenible de las praderas y estepas, de su vida salvaje y su vegetación.

 

Vivió una vida sencilla, libre de excesos, derroche u ostentación.

 

Comía de manera simple y saludable, que solo de vez en cuando incluía carne.

Se deleitaba en la contemplación de la creación, y era, en palabras del Corán, “un consuelo para todos los seres”.

 

HACEMOS UN LLAMAMIENTO

Convocamos a la Conferencia de París (COP), a la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (UNFCCC) y al MOP del Protocolo de Kioto que tendrá lugar en París en diciembre de 2015 a llevar sus discusiones a una conclusión vinculante y equitativa, teniendo en mente:

El consenso científico sobre cambio climático, el cual exige estabilizar el efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que pudiera prevenir la interferencia antropogénica peligrosa en los climas.

La necesidad de plantear objetivos y sistemas de monitorización.

Las urgentes consecuencias para el planeta si no lo hacemos.

La enorme responsabilidad que recae sobre los hombros del COP por el resto de la humanidad, incluyéndonos a todos nosotros, en una nueva forma de relacionarnos con la Tierra que Dios ha creado.

Convocamos en particular a los países ricos y Estados productores de petróleo a:

Guiar el camino en reducir las emisiones de gas tan pronto como sea posible, y no más tarde que la mitad de este siglo.

Proveer generosamente de financiación y apoyo tecnológico a los países más pobres para que reduzcan sus emisiones de gas tan pronto como sea posible.

Reconocer su obligación moral de reducir el consumo, de manera que los países pobres puedan beneficiarse de los recursos no renovables que quedan en el planeta.

Mantenerse en el límite de dos grados, o preferiblemente del 1,5º teniendo en cuenta que dos tercios de las reservas fósiles de la Tierra permanezcan bajo el subsuelo.

Reenfocar su preocupación por las explotaciones antiéticas del medio ambiente para preservar y elevar las condiciones de vida de los más pobres.

Invertir en la creación de una economía verde.

Llamamos a la gente de todas las naciones y a sus líderes a:

Ponerse como objetivo eliminar las emisiones de gases efecto invernadero lo antes posible, para estabilizar la concentración de éstos en la atmósfera.

Comprometerse a una estrategia energética 100% renovable y/o de cero emisiones tan pronto como sea posible, para mitigar el impacto ambiental de sus actividades.

Invertir en energías renovables descentralizadas, que son la mejor manera de reducir la pobreza y alcanzar un desarrollo sostenible.

Asumir que la persecución de un crecimiento económico ilimitado en un planeta que es limitado, y que ya está sobrecargado, no es viable. El crecimiento debe seguirse de forma sabia y con moderación, poniendo como prioridad aumentar la resistencia de todos, especialmente los más vulnerables, a los impactos que el cambio climático ya ha provocado y que se esperan en los años venideros.

Poner en práctica modelos nuevos de bienestar, basados en una alternativa al presente modelo financiero que saquea los recursos, degrada el ambiente y profundiza en la desigualdad.

Priorizar los esfuerzos adaptativos con el apoyo apropiado a los países vulnerables, con menor capacidad de adaptación. Y también a los grupos de población vulnerables, incluyendo pueblos indígenas, mujeres y niños.

Invertir en la creación de una economía verde.

Hacemos un llamamiento al sector mundial de la empresa, los negocios y las finanzas a:

Asumir las consecuencias de sus actividades de negocio y llevar un papel más activo en la reducción de la huella energética y otras formas de impacto sobre el medio ambiente;

Comprometerse, para mitigar el impacto ambiental de sus actividades, a usar un 100% de energías renovables y/o una estrategia de cero emisiones lo antes posible, y aumentar sus inversiones en el sector de energías renovables;

Cambiar del modelo de negocio actual, basado en un crecimiento de escala insoportable, a una economía circular 100% sostenible:

Destinar más dinero al pago de sus responsabilidades sociales y ecológicas, asumiendo que utilizan recursos escasos;

Cooperar en la desinversión de las economías basadas en los combustibles fósiles y en el incremento de las alternativas ecológicas y de energías renovables.

Llamamos a todos los grupos a unírsenos en colaboración, cooperación y competitividad amistosa en esta andanza, y damos la bienvenida a cualquier contribución significativa que aporten otras religiones y espiritualidades, pues todos seremos vencedores en esta carrera:

??????? ??????????????? ??? ??? ??????? ????????????? ????????????

Qur’an 5: 48

Si cada uno de nosotros ofrece lo mejor de sus respectivas tradiciones, aún estamos a tiempo de encontrar una salida a nuestras dificultades.

Finalmente, hacemos un llamamiento a todos los musulmanes, cualesquiera que sea su posición:

Jefes de Estado

Líderes políticos

Hombres y mujeres de negocios

Delegados del Alto Comisionado de Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC)

Líderes religiosos y autoridades

Comunidades y mezquitas

Alfaquíes

Educadores e instituciones educativas

Líderes comunales

Activistas de la sociedad civil

Miembros de ONG

Comunicadores y profesionales de los medios

A:

????? ?????? ??? ???????? ??????? ??????? ??? ???????? ???????? ????? ???????? ?????????? ??????

Qur’an 17: 37

Mantengamos en mente las palabras del Profeta (pyB)

El mundo es amable y verde, y en verdad que Alá os ha creado como servidores en él, y Ve cómo respondéis vosotros.

(Hadiz relatado por Muslim de Abu Sa‘?d Al-Judr?)

 

Texto traducido por Taliba Ferrero. De escuelahalal.com

Share it
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •